Skip to content

César Romero, por Domínguez

César Romero, ejecutivo y banquero



One Comment

  1. La sencillez de la viñeta no la hace menos genial. El simpático protagonista (¿quizás el padre del locuelo que pinta Carrasco?) nos demuestra con alegría que hasta en las cosas más nimias el mercado nos hace distinto en forma y fondo a los seres humanos.

    Wednesday, January 20, 2010 at 11:10 | Permalink

Post a Comment

Your email is never published nor shared. Required fields are marked *
*
*